Tratando ansiedad en tiempos de covid 19

Desde mi ventana, me siguen llegando noticias de médicos, enfermeras y otros en la primera línea que están agotados, algunos enfermos, y otros confinados de su propia familia en sus propias casas.    No podemos bajar la guardia ni dejar da animar a los quienes están en primera línea.  

El enemigo común también esta afectando a muchos de los quienes hemos quedado en casa.  En España, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, más de dos millones de personas, el 5,5 % de la población, toma ansiolíticos a diario.  La ansiedad es la respuesta natural del cuerpo humano al estés, sobre todo cuando uno se enfrenta a una situación novedosa o de amenaza.  Visto así, no debe sorprendernos que estemos padeciendo de estrés o ansiedad en estos días de Covid19.

Salmo 32 nos revela dos ansiolíticos naturales que nos pueden ayudar: la confesión de nuestros pecados a Dios y el compartir nuestra lucha con la ansiedad con otra persona.    Salmo 32 dice “Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día.”  Desahogarnos con otra persona que sea capaz de escucharnos es un auténtico alivio de estrés. 

Que quede claro.  Si tu médico ha recetado ansiolíticos debes seguir con tu tratamiento, pero ¿Por qué no acompañarlo con estas dos recetas divinas?  En estos días difíciles, cuando se te suben las aguas de la ansiedad, confiesa tus pecados y habla con tus amigos de la realidad que estas sufriendo.    Recuerda, que esto también pasara.   Seguid mirando hacia arriba. 

Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado.

Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad,
Y en cuyo espíritu no hay engaño.

Mientras callé, se envejecieron mis huesos
En mi gemir todo el día.

Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano;
Se volvió mi verdor en sequedades de verano. Selah

Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad.
Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová;
Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. Selah

Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado;
Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.

Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;
Con cánticos de liberación me rodearás. Selah

Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;
Sobre ti fijaré mis ojos.

No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento,
Que han de ser sujetados con cabestro y con freno,
Porque si no, no se acercan a ti.

10 Muchos dolores habrá para el impío;
Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.

11 Alegraos en Jehová y gozaos, justos;
Y cantad con júbilo todos vosotros los rectos de corazón.

Published by reamadrid

Church Planting in Europe with European Christian Mission Intl. www.ecmi.org. Catalyst for the Lausanne Movement Church Planting Issue Network.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: