En agradecimiento

Leemos en los medios que hoy será el último día para mostrar nuestro agradecimiento por aplausos a las 8 de la tarde.  Una vez mas mostramos nuestra gratitud y solidaridad con aquellos quienes habéis estado velando por nosotros en muchos sentidos.   Mil Gracias.   Estad seguros que seguiremos muy agradecidos, aunque no lo estaremos mostrando de la misma forma.     Por medio de este servicio de capellanía hemos invocado al Dios todo poderoso en muchas ocasiones pidiéndole protección sobre nuestras vidas, familias y barrio.   Estoy completamente convencido que Dios nos ha escuchado y nos ha acompañado en cada momento.  Estad seguros que algunos hemos estado pidiendo a Dios por todos nuestros vecinos todos los días de este encierro.  Además de pedir por la seguridad de cada uno hemos pedido que cada uno pudiese escuchar la voz de Dios en una forma personal.   Muchas veces Dios aprovecha una crisis para despertar nuestro espíritu hacia el.  Y ahora que la amenaza de la pandemia está supuestamente menguando, os recomiendo a que estes  atento a la voluntad de Dios para ti y tu familia.   Búscale cada dia.    Para terminar os recuerdo que puedes contactarme en cualquier momento que necesitas ayuda espiritual.       Por ser el último día os invito a rezar el Padre Nuestro conmigo en agradecimiento a Dios por su cuidado. 

El amor de Dios

Para escuchar el audio pulse aqui

Hola, saludos a todos pero sobre todo saludamos a las madres.  Es un día para recordar nuestras madres y su parte en darnos vida, y dar gracias por ellas.  Para la gran mayoría, el recuerdo de nuestra madre es una memoria de una persona de amor sin condición, una persona que siempre estaba allí, fiel en su bondad y misericordia. 

Uno de los libros favoritos para leer a los niños pequeños antes de dormir fue un cuento llamado “Adivina Cuánto Te Quiero”    Es una historia de dos liebres que intentan dar dimensiones cada vez más grandes para expresar el amor que sienten el uno para el otro.  Finalmente, la liebre pequeña declara “Te quiero de aquí a la luna”, y cierra sus ojos.  Y la liebre grande, remata la historia con un susurro a la liebre pequeña ya dormida: “Yo te quiero de aquí a la luna…y vuelta.”

No sé si el cuento se inspiró en Salmo 36 pero allí leemos algo muy parecido.  El salmista David Intenta dimensionar el amor, misericordia y fidelidad de Dios y declara: “Señor, hasta los cielos llega tu misericordia, y tu fidelidad alcanza hasta las nubes.”  Tal es el amor que Dios tiene para nosotros.  Se nos escapan las palabras y las medidas para describirlo.  Por muy buena que haya sido tu madre, el amor que Dios tiene para ti lo supera.  Hoy es un buen día para dar gracias por el amor de ambos.    En estos días de incertidumbre, recordad que el amor de Dios nunca falla. 

Salmo 36:5-9

Señor, hasta los cielos llega tu misericordia,

Y tu fidelidad alcanza hasta las nubes.

Tu justicia es como los montes de Dios,

Tus juicios, abismo grande.

Oh Señor, al hombre y al animal conservas.

!Cuán preciosa, oh Dios, es tu misericordia!

Por eso los hijos de los hombres se amparan bajo la sombra de tus alas.

Serán completamente saciados de la grosura de tu casa,

Y tú los abrevarás del torrente de tus delicias.

Porque contigo está el manantial de la vida;

En tu luz veremos la luz.

Feliz dia de la madre.

Limpieza profunda

Para oir el audio pincha aqui.

Hoy quiero reconocer la labor del personal de limpieza de los hospitales y residencias de mayores.  Cuando pensamos en los que están en primera línea de la lucha contra el Covid19, tendemos a pensar en los médicos y enfermeras, pero si no fuera por el trabajo de los que desinfectan todo no serviría de mucho.  Ya que, a partir de este sábado, vamos a empezar a salir a la calle, el trabajo de limpieza será aún más importante.  Merecen nuestro aprecio y colaboración.

Pero hay males que no se limpian con lejía.  Hay heridas que no se curan con medicina.  Hay un virus espiritual con consecuencias tangibles que no tiene vacuna.  Cuando el rey David se acostó con la mujer de otro, intentó encubrir el embarazo resultante, y luego facilitó la muerte del marido, nada podía limpiar la maldad de lo que había hecho.  Cuando finalmente David se arrepintió, escribió Salmo 51. En el salmo reconoce su rebelión contra Dios.  Asimila su pecado.  Y se arroja ante la misericordia de Dios pidiendo que él limpie su corazón.

En los próximos días, cada vez que lavas las manos o coges la lejía para desinfectar las superficies de tu casa, haz una oración por las limpiadoras, pero luego haz una oración por ti mismo: “lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado…crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí.”  Aunque no hayamos caído en los mismos pecados del Rey David, todos necesitamos el perdón de Dios.  Por eso vino Jesús: a limpiarnos.  Todos.   

Salmo 51:1-12

Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia;

Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.

Lávame más y más de mi maldad,

Y límpiame de mi pecado.

Porque yo reconozco mis rebeliones,

Y mi pecado está siempre delante de mí.

Contra ti, contra ti solo he pecado,

Y he hecho lo malo delante de tus ojos;

Para que seas reconocido justo en tu palabra,

Y tenido por puro en tu juicio.

He aquí, en maldad he sido formado,

Y en pecado me concibió mi madre.

He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo,

Y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.

Purifícame con hisopo, y seré limpio;

Lávame, y seré más blanco que la nieve.

Hazme oír gozo y alegría,

Y se recrearán los huesos que has abatido.

Esconde tu rostro de mis pecados,

Y borra todas mis maldades.

Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,

Y renueva un espíritu recto dentro de mí.

No me eches de delante de ti,

Y no quites de mí tu santo Espíritu.

Vuélveme el gozo de tu salvación,

Y espíritu noble me sustente.

Yo te animo a que recibas ese perdón, reconociendo que te hace falta, como a todos, una limpieza profunda de tu ser espiritual.    El Señor es fiel para perdonarnos de toda mancha de pecado. 

(Tomado de: Aliento para Aguilar 33, Jaime Memory.)

Dios quiere oírte

Hola queridos vecinos.   Una vez mas os saludo desdemiventana.    Las cifras dicen que vamos en buen camino en el proceso de ganar esta guerra.    Gracias de nuevo a todos nuestros vecinos que están en la primera línea.  Animo!!

     Todos estamos involucrados de una forma u otra en esta batalla y parte de esa batalla es espiritual.   El quien niega su vida espiritual está negando una parte importante de su ser.   La Biblia nos recuerda que “solo el Necio dice que no hay Dios”.   Estos no son días para discutir si hay dios o no.   Estos son días para buscar a Dios y recibir la ayuda que el quiere darnos.  El reconoce que somos limitados en lo que podemos hacer por nosotros mismo y nos esta ofreciendo su ayuda y compañerismo.

Salmo 116 Es un salmo para dar gracias a Dios por haber oído nuestras súplicas, por haber estado allí en nuestras angustias, y por habernos salvado de la muerte.  Cuando hay miles de personas que han fallecido por el Covid-19 no debemos tomar esto por sentado.  Cada día de vida es un regalo.

Te animo hacerte a ti mismo un favor, será como un bálsamo a tu espíritu. Te invito a leer el Salmo 116 .

Acción de gracias por haber sido librado de la muerte

116  Amo a Jehová, pues ha oído
    Mi voz y mis súplicas;

Porque ha inclinado a mí su oído;
Por tanto, le invocaré en todos mis días.

Me rodearon ligaduras de muerte,
Me encontraron las angustias del Seol;
Angustia y dolor había yo hallado.

Entonces invoqué el nombre de Jehová, diciendo:
Oh Jehová, libra ahora mi alma.

Clemente es Jehová, y justo;
Sí, misericordioso es nuestro Dios.

Jehová guarda a los sencillos;
Estaba yo postrado, y me salvó.

Vuelve, oh alma mía, a tu reposo,
Porque Jehová te ha hecho bien.

Pues tú has librado mi alma de la muerte,
Mis ojos de lágrimas,
Y mis pies de resbalar.

Andaré delante de Jehová
En la tierra de los vivientes.

10 Creí; por tanto hablé,
Estando afligido en gran manera.

11 Y dije en mi apresuramiento:
Todo hombre es mentiroso.

12 ¿Qué pagaré a Jehová
Por todos sus beneficios para conmigo?

13 Tomaré la copa de la salvación,
E invocaré el nombre de Jehová.

14 Ahora pagaré mis votos a Jehová
Delante de todo su pueblo.

15 Estimada es a los ojos de Jehová
La muerte de sus santos.

16 Oh Jehová, ciertamente yo soy tu siervo,
Siervo tuyo soy, hijo de tu sierva;
Tú has roto mis prisiones.

17 Te ofreceré sacrificio de alabanza,
E invocaré el nombre de Jehová.

18 A Jehová pagaré ahora mis votos
Delante de todo su pueblo,

19 En los atrios de la casa de Jehová,
En medio de ti, oh Jerusalén.
Aleluya.

Tratando ansiedad en tiempos de covid 19

Desde mi ventana, me siguen llegando noticias de médicos, enfermeras y otros en la primera línea que están agotados, algunos enfermos, y otros confinados de su propia familia en sus propias casas.    No podemos bajar la guardia ni dejar da animar a los quienes están en primera línea.  

El enemigo común también esta afectando a muchos de los quienes hemos quedado en casa.  En España, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, más de dos millones de personas, el 5,5 % de la población, toma ansiolíticos a diario.  La ansiedad es la respuesta natural del cuerpo humano al estés, sobre todo cuando uno se enfrenta a una situación novedosa o de amenaza.  Visto así, no debe sorprendernos que estemos padeciendo de estrés o ansiedad en estos días de Covid19.

Salmo 32 nos revela dos ansiolíticos naturales que nos pueden ayudar: la confesión de nuestros pecados a Dios y el compartir nuestra lucha con la ansiedad con otra persona.    Salmo 32 dice “Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día.”  Desahogarnos con otra persona que sea capaz de escucharnos es un auténtico alivio de estrés. 

Que quede claro.  Si tu médico ha recetado ansiolíticos debes seguir con tu tratamiento, pero ¿Por qué no acompañarlo con estas dos recetas divinas?  En estos días difíciles, cuando se te suben las aguas de la ansiedad, confiesa tus pecados y habla con tus amigos de la realidad que estas sufriendo.    Recuerda, que esto también pasara.   Seguid mirando hacia arriba. 

Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado.

Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad,
Y en cuyo espíritu no hay engaño.

Mientras callé, se envejecieron mis huesos
En mi gemir todo el día.

Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano;
Se volvió mi verdor en sequedades de verano. Selah

Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad.
Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová;
Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. Selah

Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado;
Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.

Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;
Con cánticos de liberación me rodearás. Selah

Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;
Sobre ti fijaré mis ojos.

No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento,
Que han de ser sujetados con cabestro y con freno,
Porque si no, no se acercan a ti.

10 Muchos dolores habrá para el impío;
Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.

11 Alegraos en Jehová y gozaos, justos;
Y cantad con júbilo todos vosotros los rectos de corazón.

Mirando hacia arriba

Saludos a todos de nuevo desde mi ventana.    En hora buena a todos los en la primera línea.   Gracias por vuestra buena voluntad y valentía en seguir peleando contra el enemigo común.   Desde esta ventana y el servicio de capellanía nos estamos dando cuenta que las preguntas siguen amontonándose.  Todos nos estamos dando cuenta en la fragilidad de nuestra situación.  Somos pequeños e indefensos ante un enemigo invisible y aún más pequeño.  Ser conscientes de esto es sabiduría.  Pero también tenemos que recordar que Dios nos valora por encima de todas las cosas en este universo.   Dios nos recuerda poner nuestra mirada hacia arriba y no hacia abajo.   

El Salmo 8 dice:  “Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos,

La luna y las estrellas que tú formaste,

Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria,

Y el hijo del hombre, para que lo visites? 

Dios nos valora por encima de todas las cosas en este universo.  Por eso envió a su único hijo para redimirnos.  Esta noche, sal a tu azotea o puerta y mira arriba y di conmigo: “!Oh Señor, Señor nuestro, Cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra!”

El quien mira hacia arriba encontrará esperanza.  El quien mira hacia abajo solo ve problemas.  Te animo mirar hacia arriba. El te esta esperando.

Domingo, La procesión que va por dentro

Enlace para oirlo

Hola a todos.    Desde mi ventana veo que hoy es un día distinto. Estamos ganando la batalla.   Animo. 

  Hoy llegamos a la meta en nuestro Viacrucis,  La procesión que va por dentro.     Durante los últimos días hemos estado contemplando oscuridad, muerte, dolor, soledad.  Los mismos sentimientos que tuvieron las mujeres que fueron a la tumba muy de la mañana. Es posible que hoy has empezado el día aún en la oscuridad de tus sentimientos.  Estas esperando un milagro como encontraron la mujeres en el relato bíblico.     Cuando llegaron a la tumba ellas la encontraron vacío.  ¿Quién ha quitado el cuerpo de mi Señor?    Muchas veces lo que imaginamos no es lo que esta pasando en la realidad.    La realidad es que Jesús había resucitado tal como había profetizado. Para confirmarlo el apareció a María y le hizo la misma pregunta que había hecho días atrás.   ¿Por qué lloras?  Cuando María Magdalena se dio cuenta que Jesús había resucitado su llanto cambio en gozo, su presente tenia sentido, su vida tenia propósito.    

Amigo vecino, es posible que hayas empezado el día hoy envuelto de oscuridad.   Te puedo confirmar que si buscas a Jesús en medio de tu aflicción el se acercará a ti y te darás cuenta que El esta vivo.  Y le vas a escuchar, ¿Por qué estas llorando?    Te animo poner tu fe en el.   Hoy celebramos la resurrección del hijo de Dios, salvador del mundo.  Confiesa tu rebelión y tu necesidad de el y recíbele como tu Salvador y el te abrirá tus ojos espirituales y estará a tu lado en estos días tan difíciles.  

Os dejo el Coro de Aleluya del compositor Georg Fredirc Handel del siglo 18 quien compuso El Mesías.    En mi estimación hay pocas piezas de música que nos ayuda vivir los momentos de celebración ante el Cristo resucitado como esta pieza.   Enlace para el Coro

Animo, Cristo ha resucitado.      

Sábado, La Procesión que va por dentro.

Pincha en este enlace para oir el audiohttps://youtu.be/rxJKfTgtRSg

Os saludo de nuevo en este espacio “desde mi ventana” .  Confieso que hoy me ha sido mas difícil dar fuerzas o otros.   Es un día de luto.   Estoy escuchando de amigos de amigos que han muerto por el virus y por supuesto por otro lado tengo en mente la muerte de mi Señor Jesucristo.  Lo que hace esto mas difícil es que el murió por mi, por amor a mi y por supuesto por amor a ti.   Puede ser que cada día sea mas difícil salir a la ventana, pero os animo a seguir haciéndolo hasta que ganemos la guerra.  

En nuestro viacrucis personal,  La Procesión que va por dentro, llegamos a la decimotercera estación donde contemplamos que el cuerpo de Jesús es entregado a José de Arimatea por Pilato para ser sepultado.  Vemos en el texto bíblico como el, junto con las Marías, usaron un sepulcro nuevo y usaron un lienzo comprado nuevo para sepultar el cuerpo de Jesús.    ¡Que trato!, ¡que atención!, ¡que cuidado! tuvieron con el cuerpo de su Salvador.   Ellos no tuvieron ningún reparo en hacerlo.  Ni les dio ninguna vergüenza el recibir el cuerpo de la persona que había sido crucificado a lado de malhechores.     Ellos sabían en su corazón que no era ningún engañador, ni ladrón, ni farsante, ni rebelde.   Ellos conocían perfectamente que Jesús era el hijo de Dios a pesar de no entender lo que estaba pasando con su muerte.    Ellos serían los primeros complacidos en recibirle de nuevo el domingo después de la resurrección.   

Al estar contemplando esta estación.  Es posible que tengas muchas dudas y es posible que no puedes explicar todo acerca de Jesús, pero espero que estés preparado para acogerle en tu vida.   Si pudiésemos explicar todo de Jesús, ¿que tipo de Dios sería?  Sería igual a nosotros.   Nos hemos dado cuenta que el mismo hombre no puede salvar a si mismo. No podemos levantarnos a nosotros mismo por nuestras propias fuerzas.   Necesitamos un Salvador que transciende lo temporal y esa persona es Jesús, Dios hecho hombre.     Le animo recibirle hoy. El está a la puerta de tu alma sediento y esta llamando.  Déjale entrar, acójale en tus brazos mientras que juntos esperamos el milagro del domingo.   

¿Dónde está Dios en un mundo con Corona Virus? Libro Gratis

Estamos atravesando un período único que acabará definiendo esta era de la Historia. Muchas de las certezas a las que nos aferrábamos se han esfumado, sean cuales sean nuestras creencias, sea cual sea nuestra manera de entender el mundo y la vida.

La pandemia del coronavirus y sus efectos son desconcertantes e inquietantes. ¿A dónde nos llevan nuestras reflexiones sobre todo lo que estamos viviendo?

En este breve y profundo libro, el profesor emérito de matemáticas de Oxford John Lennox examina el coronavirus a la luz de varios sistemas de creencias, entre ellas la suya propia, la cristiana. ¿Puede la fe cristiana ayudar a dar sentido a la crisis actual?

«Este libro presenta mis observaciones sobre lo que estamos experimentando actualmente. Comencé a escribirlo hace una semana, pero las cosas han cambiado rápidamente desde entonces y, sin duda, seguirán cambiando… Te invito a ti, lector, a que veas el libro de esta forma: tú y yo estamos sentados en una cafetería (¡si tan solo pudiéramos hacerlo!). En medio de la conversación, me preguntas lo que aparece en la portada del libro, así que pongo mi taza de café sobre la mesa e intento darte una respuesta honesta. Lo que leerás es lo que respondería para ofrecer algo de consuelo, apoyo y esperanza».

John Lennox

Descarga el libro pinchando este enlace.

Viernes, La Procesión que va por dentro.

Pincha aquí para escuchar el audio

Os saludo de nuevo en este espacio “desde mi ventana” .  Confieso que hoy me ha sido mas difícil dar fuerzas o otros.   Es un día de luto.   Estoy escuchando de amigos de amigos que han muerto por el virus y por supuesto por otro lado tengo en mente la muerte de mi Señor Jesucristo.  Lo que hace esto mas difícil es que el murió por mi, por amor a mi y por supuesto por amor a ti.   Puede ser que cada día sea mas difícil salir a la ventana, pero os animo a seguir haciéndolo hasta que ganemos la guerra.  

En nuestro viacrucis personal,  La Procesión que va por dentro, llegamos a la decimotercera estación donde contemplamos que el cuerpo de Jesús es entregado a José de Arimatea por Pilato para ser sepultado.  Vemos en el texto bíblico como el, junto con las Marías, usaron un sepulcro nuevo y usaron un lienzo comprado nuevo para sepultar el cuerpo de Jesús.    ¡Que trato!, ¡que atención!, ¡que cuidado! tuvieron con el cuerpo de su Salvador.   Ellos no tuvieron ningún reparo en hacerlo.  Ni les dio ninguna vergüenza el recibir el cuerpo de la persona que había sido crucificado a lado de malhechores.     Ellos sabían en su corazón que no era ningún engañador, ni ladrón, ni farsante, ni rebelde.   Ellos conocían perfectamente que Jesús era el hijo de Dios a pesar de no entender lo que estaba pasando con su muerte.    Ellos serían los primeros complacidos en recibirle de nuevo el domingo después de la resurrección.   

Al estar contemplando esta estación.  Es posible que tengas muchas dudas y es posible que no puedes explicar todo acerca de Jesús, pero espero que estés preparado para acogerle en tu vida.   Si pudiésemos explicar todo de Jesús, ¿que tipo de Dios sería?  Sería igual a nosotros.   Nos hemos dado cuenta que el mismo hombre no puede salvar a si mismo. No podemos levantarnos a nosotros mismo por nuestras propias fuerzas.   Necesitamos un Salvador que transciende lo temporal y esa persona es Jesús, Dios hecho hombre.     Le animo recibirle hoy. El está a la puerta de tu alma sediento y esta llamando.  Déjale entrar, acójale en tus brazos mientras que juntos esperamos el milagro del domingo.